martes, 4 de diciembre de 2007

UNA POBLADORA DE NUESTRA POBLACIÓN,venida del sur, de un pueblito llamado Lora.







Siempre continuando con nuestros amigos y amigas de la población, nos hemos detenido en la calle 6 Los Retamos, la penúltima casa antes de llegar a Avda. Centenario, ahí vive Doña Serafina, y ahí también era donde todos los niños y los no muy niños comprábamos los volantines para encumbrar en la "línea", cerca del Zanjón de la Aguada. Como decía, doña Serafina y su hermana Olga,que era la persona que hacía los volantines, y los diseños para que nosotros disfrutáramos de este bonito deporte.
Aquí contaremos la historia de doña Serafina, pero quién contará la historia será ella misma con sus palabras y después de un pequeño preámbulo, que escribiré para que esta historia este más documentada (en letras azules).

LORA: Lora es un antiguo poblado que tiene a su haber varios siglos y donde anualmente, cada Tercer Domingo de Octubre se celebra la festividad religiosa de Nuestra Señora del Rosario, constituyéndose en uno de los acontecimientos más importantes en el alma de los campesinos de Lora: Los Empellejados, en donde los fieles vestidos con pieles de cordero rinden tributo a la virgen..
En el lugar aún se conserva una imagen quiteña de la virgen encontrada por un misionero en medio de los indios, según reza una leyenda en el interior d
e la capilla del lugar.
Aquí también se localiza una pequeña industria de quesos llamada "Fundo Lora".

De este pequeño pueblo ubicado entre Licantén e Iloca, es oriunda la señora Serafina, y para los lectores de este blog, dejo a esta persona para que cuente su historia.

Yo nací en provincia el año 1918, en un pueblo que se llama Lora, mi vida ha sido muy triste, sin conocer a mi papá, ya que mi padre murió un mes antes que yo naciera, dejando a mi madre viuda con 6 niños, todos chicos.
Fue muy dolorosa mi vida, al nacer un mes después que mi padre falleciera, nunca he podido olvidar mi pena, que yo h
e sufrido, mi infancia fue un tormento, de 8 meses de vida fui quemada, solo Dios me dió la vida y cuidado de mi mamá pude vivir con mis dos manos quemadas. Tres dedos de la mano izquierda, y la mano derecha todos mis dedos pegados, casi hasta la mitad.
Fui creciendo, siempre al lado de mi madre,toda la gente hacía comentarios que yo era una inválida, eso me hacía sentir muy mal y yo decía no ser así.
Yo trataba de hacer todo, nunca me creí "eso", despu
és que pasaron los años, los vinimos a la capital.
Yo me casé, con Narciso, y tuve familia (3 hijos), pasaron los años arrendando pieza, mi marido estaba trabajando en Famae, y pasaron anotando para una casita, yo estaba joven de 20 años, y nos salió la casa aquí en la Población Pedro Montt, fue algo muy lindo, conocer nuevas familias, la Fábrica Yarur, tanta gente que trabajaba, también las Reinas, era muy bonito...todo en orden aquí en la cuadra que yo vivo hasta hoy, con una placita con flores en los prados y donde los niños jugaban.

Después pasando el tiempo, yo con otra persona (la tía Olga), hicimos volantines y también cortaba el pelo.
Aquí esta población era tranquila, muchos jóvenes eran muy buenos y hoy son padres de familia. También pasaba un tren, eran otros tiempos, pasaban animales para el Matadero, yo un día pasé mucho susto, me siguió un toro bravo y tuve que esconderme en un jardín y un jóven lo toreaba con un pañuelo, en el poste que queda en la esquina de Centenario con Los Retamos casi cerca de mi casa, chocó el animal quedando aturdido.

Yo he llegado a una edad, soy una anciana, tengo 89 años. Le doy gracias a Dios que él me da las fuerzas para seguir viviendo, aunque con molestias, tengo diabetes, y una herida en mi nariz, he sido tratada dos veces y nuevamente me van a tratar.
Este es el relato de mi vida, yo como sufrí en mi infancia, tanta cosas que pasé, escribí un verso:

A mi pueblo natal de Lora
lo recordaré toda mi vida
porque en mi infancia adolorída
regué con mis lágrimas tu suelo.

Hasta aquí lo escrito por doña Serafina, un testimonio de su llegada a nuestra población del pueblo llamado Lora, nuestra pobladora con su educación primaria incompleta, logró sacar adelante a sus hijos José, Juan y Mariluz. Hoy aquejada por las enfermedades de su vejez, todavía escribe versos y lleva un diario de vida, en unos cuadernos, donde escribió esta vivencia para nuestro blog.

Espero lo hayan disfrutado, ya que en este blog, todos escribimos y a todos nos pertenece.

Fotos: 1) Señora Serafina Vergara Herrera. 2) Plano pueblo de Lora. 3) Iglesia de Lora. 4) Caleta de Licantén. 5) Escritos de sra. Serafina. 6) Los Empellejados. 7) Procesión Nuestra Señora del Rosario, se distinguen algunos Empellejados.
Fotos sacadas de página de la Municipalidad de Licanten.

3 comentarios:

Jorge Hernán dijo...

ADMIRABLE SEÑORA SERAFINA.

CON SU HERMOSO RELATO DE SU VIDA , MÁS ORGULLOSO ME SIENTO DE HABER TENIDO VECINAS COMO UD, PUJANTE , PERSEVERANTE , OPTIMISTA , ESFORZADA , COMPRENSIVA , GENIAL Y MUY ESPECIAL .

TODAS ESAS VALIOSAS CUALIDADES , LAS APRENDIMOS TODOS LOS VECINOS A TRAVES DE SUS HIJOS , LOS QUE SIN DUDA ENTREGARON , SIN QUERER , LO APRENDIDO DE USTED.

DEMUESTRA CON SUS LINDAS EXPERIENCIAS UNA ADMIRABLE JOVIALIDAD . OPTIMISMO Y MUCHA ESPERANZA .

FELICES LOS QUE ESTAN A SU LADO COMPARTIENDO SU RIQUEZA DE VIDA .

CHILE Y HOY MAS QUE NUNCA CHILE NECESITA MUCHAS PERSONAS COMO LA SR. SERAFINA VERDADERAMENTE CONSTRUCTIVA, PERSEVERANTE Y MUY MOTIVADORA .

LA VERDADERA UNIVERSIDAD , COMO LO DEMUSTRA NUESTRA QUERIDA VECINA SERAFINA , LO DA LA VIDA CON SUS PENAS Y ALEGRIAS DE LAS CUALES MUCHO SE APRENDE Y EL APENDER ES PARA SER CADA DIA MEJOR .

GRACIAS QUERIDA VECINA POR DARNOS TANTO .

TE ADMIRAMOS MUCHO.

ADIOS Y SALUD

Celery dijo...

ohhh la señora serafina.. gran clienta del almacen de mi mama... tantas veces que la he atendido y no sabia de su historia..

c.fernandois dijo...

Me parece extraordinario, Celery que tú también tengas como cercana a la señora Serafina. Un saludo.