miércoles, 26 de diciembre de 2007

ANDRÉS MORAGA GUTIÉRREZ, un deportista de excepción. Capítulo I.





De nuestros destacados deportistas, hoy hablaremos de nuestro querido amigo Andrés Moraga, ciclista del club Centenario, seleccionado de Santiago, seleccionado chileno y otros.
Como ustedes recuerdan, Andrés Moraga, vivía en la esquina sur poniente de San Dionisio con la calle 7 Las Azucenas ( para los que siguieron la Ruta del Vino: frente al Huaso o El Bigote, al frente de la señora Julia, almacén).
Apasionado del ciclismo, era una persona perseverante, que entrenaba todos los días desde muy temprano para después ir a trabajar a Raffo y Cía., un local de pintura en la calle Brasil, donde se desempeñaba como jefe de taller. Considerado uno de los mejores "coloristas"(hacedor de colores para los automóviles), enseñó a bastantes muchachos de esa época en este arte.
Por motivos de mi trabajo todavía me encuentro con estos muchachos (que no son tanto), y recuerdan a Andrés.

Los habitantes de nuestro barrio que lo conocieron, recuerdan que todos los domingos íbamos al velódromo San Eugenio a verlo correr sus "australianas", donde era considerado uno de sus mejores exponentes, además de dar espectáculo con su "sistema" de quedarse en último lugar para la eliminatoria y ya en la meta, "pasar" al último y quedar clasificado, así iba eliminando uno a uno a sus rivales para coronarse campeón en la especialidad.

En este post o artículo, relataremos un artículo publicado en una revista Estadio del 16 de diciembre de 1955, el Nº 657. Se trata del XXIX Campeonato Nacional de Ciclismo, un artículo escrito por Pancho Alsina, donde he puesto las páginas completas, que haciendo "clic" en ellas, ustedes pueden leer el texto completo, al Blog de la Pedro Montt le escribiremos lo que atañe a nuestro deportista Andrés Moraga.

Dice la Revista Estadio...

!!! ESPECTÁCULO APASIONANTE ¡¡¡
Pocas veces, el velódromo había brindado tantas y tan variadas emociones como en este torneo nacional. Comentario de Pancho Alsina.

Ya se ha dicho que los campeonatos nacionales de ciclismo debieran siempre efectuarse en las capitales de provincia. Por allá resultan un acontecimiento, tienen clima de campeonato, interesan y avivan el ambiente. En Santiago pasan inadvertidos. Hubo poca concurrencia al Estadio Nacional en las tres reuniones, y solo puede asegurarse que la caminera, realizada en un hermoso circuíto, llegó a la masa.

En esos tiempos el estadio Nacional, tenía Velódromo y en buen estado. Nota del Editor.

En la persecusión olímpica, lo que resulta valioso es el tiempo señalado por el cuarteto santiaguino. Y lo que este cuarteto puede dar con el tiempo. Porque Moraga, Villalobos, Müller y Juan Zamorano sólo entrenaron juntos un mes. Y ya se conocen las dificultades que tienen los pedaleros santiaguinos para trabajar en pista. Pese a ello, hubo armonía en el conjunto y el rendimiento fue muy recomendable: 4'56''6/10 señalaron los cronómetros para la corrida final. Y aquel recordado cuarteto que comandaba el "Huaso Rivera", y que se preparó especialmente para el Americano del 50, llegó a su más alto rendimiento cuando marcó 4'51''6/10. ¿ No podrá este cuarteto santiaguino, con preparación adecuada y manteniendolo estable, alcanzar ese record que ya tiene 5 años ?.


Dificil adversario para los dos santiaguinos habría sido Roberto González en las vueltas finales de la australiana. Porque el chico es ducho, sumamente astuto y especialista en la prueba, como que ha sido varias veces campeón nacional y, en una ocasión, campeón americano. Pero cuando quedaban justamente los cuatro más calificados en la carrera: González, Padró, y los santiaguinos Moraga y Carrasco, se produjeron unas incidencias, y el talquino, visiblemente, estorbó la libre acción de Carrasco metros antes de la meta. Perdió así emoción la final, y Andrés Moraga, en el sprint, dejó atrás a Carrasco y Padró, sin mayor esfuerzo.

Andrés Moraga fue la figura máxima del torneo. Tres veces campeón de Chile y rematando su actuación con esos electrizantes cincuenta kilometros, que habrán de quedar en el recuerdo de los aficionados por mucho tiempo. Está Andrés en su gran año y la cuestión es que no se conforme con lo que ya ha conseguido. Tiene que continuar adelante, buscando un mayor perfeccionamiento y ambicionando más. Es jóven, fuerte y tiene chispa y coraje. Esas vueltas finales del campeonato de mediofondo lo mostraron en todo su poderío. Estuvo grande e impresionante en su esfuerzo incontrarrestable. En esos momentos parecía invencible...

Hasta aquí algunos pasajes de la Revista Estadio, con la información de este Campeonato Nacional de Ciclismo, donde nuestro amigo y poblador de nuestro barrio, fue considerado la figura del encuentro.

En las fotos: 1) Moraga y Müller-primero y tercero en 50 kilometros-,aclamados momentos después de finalizada la prueba. 2) Eduardo Carrasco, Enrique Padró y Andrés Moraga, en la última vuelta de la australiana, que, en buen estilo, ganó Moraga. 3) Las 2 páginas de la Revista Estadio, donde está este artículo completo.

2 comentarios:

cheo dijo...

ANDRES ENREALIDAD FUE UN EXTRAORDINARIO DEPORTISTA,.recuerden los que lo conocimos que ANDRÉS era un trabajador ,entrenaba antes de irsea trabajar, en ese tiempo,nohabía un sverdadero profesionalismo,todos los deportistas que salieron de nuestro barrio trabajaron o estudiaron y pese aestas dificultades lograron sobresalir en el deporte. Lo más que se conseguía en ese tiempo era un trabajo .ANDRES también jugó basquetbol en la Juvenil de Pedro Montt.Mis mejores recuerdos y un saludo a la distancia a Andrés y su familia. MOISES CHEO RIOS

c.fernandois dijo...

Cheo: realmente en esos tiempos no había un verdadero profesionalismo y es por esto que es meritorio lo que Andrés hizo en el ciclismo, y no solo en el deporte, porque con su ejemplo muchos jóvenes de la época siguieron su ejemplo. Ya cuando estaba alejado del ciclismo, siempre entrenaba, todas las mañanas salía a pasear en bicicleta, cumpliendo con un entrenamiento, para estar en forma.
Nosotros todavía recordamos el grito de : ¡¡¡ Méta,Moraga, méta !!!, que le gritaban unos colombianos en una competencia, y ahí la tomamos nosotros para gritarle acá, en las competencias que participaba.
Un abrazo Andrés y a toda tu familia.