jueves, 21 de junio de 2007

ORO Y SANGRE ES TU COLOR, UNION ROSEDAL (Capítulo 2 ).

Resumen: Después de la pichanga inicial, perdiendo la pelota en casa de los Maestres, se forma la 1º directiva y se pone nombre al club...
Contentos y satisfechos nos dimos a la tarea de buscar nuevos socios para incorporar al naciente club y a su incipiente registro general. Es así como en un corto lapso de tiempo y haciendo honor al nombre que habíamos puesto al Club Deportivo, poco a poco todos los vecinos se fueron sintiendo parte de él y al cabo de un tiempo ya teníamos socios viejos ( los padres de cada uno de nosotros habían ingresado, luego lo hicieron los hermanos y las hermanas y así fue como en menos de lo que pueda imaginar, la querida institución había crecido en forma insospechada.
Llegó el gran momento esperado y fuimos invitados a jugar un partido de fútbol en el Estadio Yarur. Empezó nuestro drama porque queríamos jugar pero no teníamos equipo. La solución nos la dio don Washington León que consiguió prestadas las camisetas de la sección Telares de la fábrica.
Jugamos con Los Leones y ganamos nuestro primer partido.
Don Ismael se sentía ufano y orgulloso y Jorge Daud, el primer entrenador explicaba los planteamientos aplicados en el triunfo.
A los pocos días, fuimos llamados por don Ismael quien poco a poco adquiría la fuerza que lo iría transformando en un verdadero e incansable motor que haría avanzar la institución deportiva recién creada. Su llamado era para mostrarnos un juego de poleras amarillas que había comprado en el centro y que había financiado de su propio bolsillo. Su palabra era de que así no tendríamos que pedir más prestado el uniforme para jugar. Faltaban los números y con Implatex se fabricaron y se cosieron a las poleras, esta tarea correspondió a la vecina Sra. Olga Tadres, quien con agrado cumplió la misión en forma impecable.
Desde ese momento quedo definitivamente establecido que los colores oficiales del club serían amarillo y el rojo. Oro y sangre es tu color.
Desde los primeros pasos que dio el Club Unión Rosedal se le considero un club importante. Es así como fuimos invitados a participar de un festival de fútbol que se efectuaría en el Estadio Yarur. Y aquí comenzó otra página de esta significativa historia. ¡ No teníamos jóvenes que integraran el equipo adulto ¡ pero, el entusiasmo, la limpieza de pensamiento, la actitud noble y recta del Presidente fue haciendo que poco a poco se fuera conformando lo que sería el 2º y el 1º equipo adulto del Unión Rosedal.
Con su papel y lápiz en mano don Ismael nos llamaba a la puerta de su casa para comentarnos como estaba quedando la relación de su primer equipo y nosotros le escuchábamos atentamente cuando leía: al arco Kiko Loubies, en la defensa Jose Acevedo y Victor Tadres, media línea San Martín, Pablo Daud y Eddie González, en la delantera Manolo Guerrero, Tito Mounieres, Jorge Daud y V.Parraguéz. Nos faltaba el centro delantero y ese era el problema de don Ismael. De pronto alguien se acuerda del preciso y es así como se llamó a Raúl Astudillo que fue conquistando uno a uno los goles que nos dieron un triunfo contundente.
Eso fue nuestro bautizo oficial y siempre fuimos considerados en los eventos deportivos de carácter importante.
En las fotos: En la 1º foto:Julio Trazar hijo,NN, Julio Trazar,Pedro Méndez,Osmar Lagos,Isaias Macaya,agachados:NN,Ricardo Trazar,Queco Ugarte,Juan Carlos Castillo chinito,NN,Abel Monsalve huaso cortado.
2º foto:Wolfand Parra,Orlando Hernandez tetera,Jorge Parra chancha,Moncho Velasquez,NN,NN,agachados:Julio Trazar,Sergio Díaz,Jose Miguel Pérez rucio,Chumalai, Pin hijo maestro Díaz.
Textos de Orison Moya y fotos entregadas por Esteban Trazar, colaboración de Nelson Gallardo en los contactos.

1 comentario:

vherrera dijo...

Tambien fui parte de este gran club, lo cual hice con gran entusiasmo y respeto.
Esta historia que esta siendo relatada, me trae a la memoria a todos mis amigos y compañeros de aquella epoca, y que para mi siguen siendolo, a pesar de la distancia en el tiempo sin verlos, a pesar de estar en la misma ciudad.
Los recuerdo y añoro.
A todos los rosedalinos de siempre, un gran ABRAZO